El Tiempo

 

Te despiertas a la mañana y ¡Ah! Tú cartera se llena mágicamente con veinticuatro horas de tejido mágico del universo de tu vida. Nadie te lo puede sacar. Nadie recibe más ó menos de lo que tú recibes. Desperdicia tu infinitamente preciada materia prima como se te antoje y la oferta nunca se te va a negar. Más aún, nunca puedes pedir prestado del futuro. Es imposible endeudarse. Sólo puedes desperdiciar el momento que pasa. No puedes desperdiciar el mañana. Se te guarda para ti.

Arnold Bennett

Logo1001

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *